Frontales de Trail Running 2020

El frontal, es uno de los elementos básicos a la hora de practicar trail running, ya que de hecho es obligatorio en las carreras de ultra distancia.

A partir de lo que necesites, puedes comprarlo en función de algunas de sus características más específicas tales como son, la potencia de luz (lúmenes), el alcance, la autonomía, la calidad del haz de luz, estanqueidad, o también, que tengan la opción de pilas + bateria, etc.

Frontales baratos

Frontales potentes

Frontales más vendidos

Puntos a considerar en la compra de tu frontal

  • Alcance, teniendo que ver con la potencia lumínica y brillo. A partir de la óptica, del reflector y del tipo y calidad del diodo emisor de la luz,  será posible que encontremos un frontal de más o menos lúmenes,o lo que es lo mismo, que tendrá más o menos potencia. Para hacer trail running, lo ideal es que la potencia esté entre 300 y 1000 lúmenes.
  • Reflector y zoom. El haz de luz es importante siempre para poder ver bien mientras corremos, pero además, es importante que este esté focalizado en el centro de la escena. Algunos frontales son capaces de regular también el haz de luz.
  • Batería / pilas. Normalmente los frontales suelen funcionar tanto con baterías recargables como con pilas (también recargables o no). En el caso de poder combinar ambas fuentes mejor, ya que será importante para aumentar la autonomía y porque además podremos llevar pilas o baterías de repuesto en carreras de larga distancia o las que son ultras.  Lo ideal, es que busquemos frontales que tengan una autonomía entre 6 y 7 horas como mínimo.
  • Modos de funcionamiento. Muchos frontales cuentan con distintos tipos de luz que podemos utilizar en función de nuestras necesidades, los distintos niveles de potencia, el hecho de que tengan luz estroboscópica, o que queramos utilizar el modo SOS, el modo intermitente, etc. Además, estas luces suelen tener una intensidad de luz constante para que puedan funcionar durante varias horas para pasar al «modo supervivencia» (menor intensidad) antes de que las baterías se agoten por completo.
  • Resistencia al agua y a los golpes. Ya sea en lo que respecta a estanqueidad (correr en condiciones de lluvia o nieve) o la resistencia (posibles golpes, caídas), los frontales deben ser valorados también en este sentido, si bien nos van a permitir tener una fiabilidad que resulta imprescindible (no es aconsejable que un frontal se rompa nunca).
  • Tamaño y peso. Si elegimos un frontal que sea del tamaño adecuado (normalmente pequeño y ergonómico) y que tenga además poco peso, conseguiremos una mayor comodidad cuando lo tengamos que llevar en nuestra cabeza durante muchas horas. De este modo, elementos como una cinta ancha y suave, de modo que el frontal se pueda adaptar bien a la frente será quizás la mejor elección de todas. Así mismo, será importante valorar también que las baterías/pilas no molesten y que tampoco pesen demasiado. Para poder disminuir el peso, en algunos frontales se pueden llevar las baterías y/o las pilas en un bolsillo o en la mochila y las vamos a poder conectar a través de un cable.
  • Luz roja trasera. Que es obligatoria en muchas carreras y aporta un plus de seguridad.

Por tu propia seguridad y tranquilidad

Un buen frontal nos permite aumentar la seguridad y podremos así mantener la velocidad sin que suframos ninguna limitación de visibilidad si tenemos que hacer un entrenamiento o carrera por la noche.

Es importante además elegir un frontal con la potencia adecuada y que sea pequeño, ligero, resistente además de con una batería recargable.